Implantes dentales

Implantes. Carga inmediata
Implante unitario
Implantes. Elevación de seno
 Implantes. Injertos en bloque Implantes. Cirugía guiada Implanttes - Casos complejos

 

Preguntas frecuentes

¿Por qué se colocan implantes dentales?

Los implantes dentales surgen para dar respuesta a las necesidades estéticas,  masticatorias y fonatorias que quedan disminuidas tras la pérdida de los dientes naturales. Los dientes se pierden principalmente por enfermedades que afectan a los dientes o a las estructuras que los soportan y en menor medida debido a fracturas y traumatismos. Ante la ausencia de uno o varios dientes los pacientes que acuden a la consulta del dentista solicitan la opción de tratamiento que le solucione el problema estético y funcional de la forma más conservadora posible, es decir evitando tallar los dientes adyacentes para la preparación de un puente, y esto sólo se consigue mediante los implantes dentales.

¿Qué son los implantes dentales?

Los implantes dentales son unos tornillos que hacen la función de raices artificiales y que se colocan en los huesos maxilares, creando una base sólida sobre la que se estabilizan prótesis que funcionan exactamente igual que dientes naturales. Los implantes dentales nos permitirán masticar con total comodidad, sonreir y hablar con la misma seguridad que con nuestros propios dientes.

¿De que material están hechos los implantes dentales?

Aunque a lo largo de la historia se han desarrollado muchos materiales, el material que se usa hoy en día es el titanio. El titanio no es sólo un material muy biocompatible con el organismo humano, sino que además presenta una capacidad por la cual el hueso vivo se integra de forma íntima a su superficie, este fenómeno se conoce como osteointegración. De esta forma el hueso acepta el titanio como si en realidad formara parte de la estructura del propio organismo produciendo de esta forma una soldadura biológica. Esta situación ha provocado que estos implantes se conozcan como implantes osteointegrados.

¿Cómo se colocan los implantes dentales?

Se colocan mediante una sencilla intervención quirúrgica de aproximadamente una hora o 30 min, que consiste en labrar progresivamente un lecho en el hueso para permitir estabilizar un tornillo de titanio, del mismo modo que cuando se labra un orificio en la pared para colocar un taco. Posteriormente existe un periodo de espera en torno a los 3 meses en mandíbula y 5 en maxilar superior conocido como período de osteointegración, después del cual se comienza la elaboración de la prótesis definitiva. Actualmente se tiende a acortar estos tiempos de espera pudiendo incluso colocarse la prótesis en el mismo día de la colocación de los implantes, esta modalidad se conoce como carga inmediata.

¿Se pueden poner implantes cuando existe poco hueso?

Actualmente se pueden colocar implantes incluso en pacientes con severas atrofias óseas mediante el uso de técnicas de cirugía implantológica avanzada, presentando porcentajes de éxito muy altos. En un porcentaje pequeño de pacientes, la cirugía convencional con implantes no se puede llevar a cabo por motivos anatómicos (falta de suficiente hueso para la colocación de los implantes) o por proximidad a estructuras nobles que pasan a través de la mandíbula (nervio dentario) o el maxilar (seno maxilar). En estas situaciones, el cirujano dispone de técnicas quirúrgicas avanzadas que posibilitan la colocación de implantes dentales. Existen diversidad de técnicas y variarán en función de las características individuales de cada paciente, pero se puede realizar injertos de hueso para aumentar el volumen disponible para poder colocar los implantes, regeneración ósea mediante factores de crecimiento, empleo de “plasma rico en plaquetas”… En definitiva, podemos concluir que hoy en día ya no existen pacientes que no puedan recibir un tratamiento de implantes por falta o escasez de hueso.

 ¿Quién es candidato para llevar implantes dentales?

Todas las personas que presenten pérdida de uno o varios dientes, que tengan dificultades con sus prótesis convencionales removibles (de quitar y poner) o que quieran mejorar su estética y su masticación. La edad no es un factor determinante a la hora de ser candidato a unos implantes, pero es recomendable no ponerlos antes de los 15-16 años hasta que el crecimiento de los maxilares se haya completado. Sin duda alguna los pacientes de edades avanzadas que no tengan dientes son los que más van a apreciar las ventajas de la implantología

¿Existe el rechazo?

El rechazo en implantología no existe, es posible que se produzca la pérdida de un implante, pero no porque lo rechacemos, sino por algún problema infeccioso o de sobrecarga del implante. En cualquier caso si un implante fracasa la mayoría de las veces es posible sustituirlo por otro. Sin embargo esta situación no suele ocurrir ya que en manos expertas hoy en día el porcentaje de éxito en implantología es superior al 95% lo que nos permite decir que esta técnica es muy segura y exitosa.

¿El tratamiento termina cuando el paciente se va con su prótesis finalizada?

El tratamiento en sí mismo termina en ese momento, pero es necesario la realización de controles periódicos y un mantenimiento basado en una correcta técnica de cepillado, para que el resultado sea duradero. El éxito depende en gran medida de que esto se cumpla.